Vacaciones en Alemania (III) – Berlín

Nota: Por si a alguien le resultara familiar este artículo, éste ya se publicó formando parte del artículo anterior. Artículo que fue modificado posteriormente para hacer más liviana su lectura.

Paseo vespertino y subida a la azotea del Reichstag.

Después de finalizar el New Berlin Free Tour, nos dirigimos caminando por Friedrichstrasse en busca del Spree y de un pipiroom, encontrado éste en la estación que asoma en la foto.

P1120951

Por la orilla del río llegamos paseando hasta el Reichstag, allí tuvimos nuestra primera sorpresa «¡Ah, pues no hay mucha gente en la cola!» (WIN) seguida de la segunda sorpresa «Die cupolen cerraden ist», vamos, que tuvimos la suerte de ir a visitarla en uno de los cuatro días al año que cierran para limpiarla (FAIL); aunque no pudiéramos entrar a la cúpula, al menos visitar la azotea merecería igualmente la pena, y a ello fuimos 🙂

Reichstag

Las vistas de la azotea son preciosas, en la siguiente foto se puede ver la praderita que es la Platz der Republik, unCarrillón y la Haus der Kulturen der Welt:

P1120972

En primer término, y rodeada de andamios se ve la Siegessäule, Columna de la Victoria, y al fondo Teufelsberg, la Montaña del Diablo, a la derecha, la Torre de radio de Berlín.

Siegessäule y al fondo Teufelsberg

Aquí una visión de la frondosidad del Tiergarten:

Tiegarten

La nueva estación central de tren construida para el Mundial de Fútbol de 2006, Berlin Hauptbahnhof, ya volveremos a ella, es otro edificio que me impresionó bastante:

P1120998

Sara y yo delante de la sublime cúpula de Sir Norman Foster:

Reichstag

Su interior, realizado de tal forma que reconduzca la luz hacia el interior del Parlamento:

Reichstag

Me llamó la atención cómo parece que este señor le esté atizando con la cruz a la Nueva Sinagoga 🙂

Cruz "azotando" a la Nueva Sinagoga

En la siguiente foto se puede ver un elevado radar en el aeropuerto de Tempelhof:

Radar del aeropuerto de Tempelhof

¿Recuerdan lo que les comentaba del edificio del DZ Bank? Pues éste fue diseñado por Frank Gehry.

Cubierta de un banco en la Plaza de París

Cuando hubimos bajado, nos sentamos un rato en la plaza de la República mientras se ponía el sol y recuperábamos fuerzas. Muy agradable el sitio.

Reichstag

De camino al U-Bahn (metro), pasamos por delante de la Puerta de Alcalá :p

Puerta de Brandeburgo

Nos acercamos un momento al hotel a darnos un duchazo, y raudos y veloces nos dirigimos hacia Hackeschermarkt, plaza donde habíamos quedado con Elisa y Fernando, amigos que viven en Berlín, y que hace poco que han estrenado paternidad (¡Enhorabuena!); por cierto, que echando cuentas desde que nació la niña, si entonces no estaba ya embarazada Elisa, poco debía faltar. Con ellos cenamos en un restaurante (de comida alemana, aunque ahí simplemente le llamaban «comida») bajo las vías del tren, estaba todo delicioso, aunque tengo que hacer especial mención a las cervezas, y al sistema de degustación previa para que pudieras elegir con algo más de conocimiento, siendo éste una sofisticada bandeja con cuatro vasitos de distintas cervezas acompañadas de un cuenquito de alpiste, para tomar entre cata y cata y no confundir sabores.

Cena con Elisa y Fernando

Recién cenados y tras despedirnos de nuestros amigos, quienes madrugaban al día siguiente, nos fuimos dando un paseo hacia Alexanderplatz, donde nos sentamos en una especie de chiringuito con hamacas y arena en el suelo (habría creído que era una playa si hubiera habido agua cerca), y tras pasar de nosotros los camareros durante un buen rato, y haber disfrutado de las hamacas gratis, nos levantamos y seguimos andando hacia el hotel, dando por finalizado el día.

P.D. A continuación les presento el cuaderno de viajes que me está sirviendo para refrescar la memoria, imprescindible cuando ya ha pasado más de un año desde que hicimos el viaje.

Refrescando la memoria

Vacaciones en Alemania (II) – Berlín

Nota: Esta entrada constaba de dos partes que la hacían insufriblemente larga, he escindido la segunda que será publicada nuevamente en los próximos días.

Tour por el centro de Berlín con el NewBerlin free tour .

Como decíamos el último día, nos dirigimos hacia la Pariser Platz (Plaza de París, donde está la Puerta de Brandeburgo), punto de comienzo del tour turístico por el centro que nos habían recomendado, de verdad, si tienen pensado visitar Berlín, no dejen de hacer esta visita, visiten la página anterior e informense de horarios, algunos grupos realizan la visita en español. Igualmente, esta empresa se expandió a otras capitales europeas, imagino que la calidad será la misma (http://www.neweuropetours.eu/). Frente al Starbucks de la esquina de la plaza se reúnen para dar inicio al paseo, y normalmente hay que inscribirse al menos con 15 minutos para así gestionar mejor los grupos (se pueden inscribir en la página web).

Ya iniciada la visita nos dirigimos al otro lado de la plaza (a la sombra) para allí sentarnos y donde nuestra guía, Arantza (una chica majísima), nos resumió la Historia de Alemania, los 2’5 Reichs, la historia de la ciudad desde su fundación en 1237, centrándose después en la propia plaza, el muro y la Puerta de Brandeburgo.

Aquí Arantza:

Arantza la guía

Ésta era nuestra visión de la plaza, nótese lo discretos que son los edificios, salvo quizás el reconstruido hotel Adlon, a la derecha, donde Michael Jackson se pegó su momento Rafiki (que, por otra parte, menos mal que no era Sergio Ramos). Bueno, que desvarío, el tema es que al parecer hay una ordenanza para que los edificios nuevos que se construyan no hagan sombra a otros monumentos o edificios representativos que ya estuvieran; fruto de ello es que, como en el caso del edificio del DZ Bank, han hecho una bóveda impresionante, que sólo se ve desde arriba o desde dentro:

Panorámica de la Plaza de París

La Brandenburger Tor, la cual se quiso llevar Napoleón como trofeo de guerra, y a quien le vinieron a decir sus hombres «te la vas a llevar tú con tus cojones, que nosotros estamos cansados por todo lo de la guerra y demás», conformándose entonces con llevarse la cuádriga que la corona.

Puerta de Brandeburgo

Posteriormente, atravesamos la puerta y nos situamos en la primera sombra cercana a la Embajada de Estados Unidos, desde donde contemplamos el Reichstag y Arantza nos contó su historia, y cómo, para su remodelación, Sir Norman Foster eligió esta célebre cúpula, que además de impresionante y bonita, recuerda a los parlamentarios alemanes que tienen a su pueblo por encima, metafórica y literalmente:

Cúpula del Reichstag

A continuación nos dirigimos al Monumento a los Judíos Asesinados en la Segunda Guerra Mundial, donde se nos habló un poco acerca del Holocausto, y de la polémica que hubo cuando se descubrió que la compañía que produciría la pintura anti-pintadas había participado en la producción del gas Zyklon B, tema zanjado con la donación (o casi) por parte de la compañía de dicho revestimiento a modo de expiación, (y considerar que difícilmente una compañía alemana podría no haber colaborado con los nazis). Volviendo al monumento, éste es sobrecogedor e impresiona muchísimo pasear por  su interior. Por cierto, que tiene un museo en su sótano, el cual no visitamos :(.

Memorial a los judíos muertos en Europa durante la WWII

Tras atravesar el anterior memorial, nos dirigimos hacia un aparcamiento cercano, frente al cual se alzaba un bloque de apartamentos «bien» del Este, donde se dice que vive Günter Schabowski, nombre que nos encomendaron recordar luego. Este mismo sitio es el emplazamiento del bunker donde primero se casaría y luego se suicidarían Adolf Hitler con algunos de su gente, bunker que fue sepultado e intentado olvidar para que no se convirtiera en un lugar de peregrinación de fanáticos. Aunque hartos de que la gente preguntara a los vecinos dónde se situaba el búnker, decidieron poner el cartel que aparece abajo.

Emplazamiento del Bunker de HitlerPisos donde (dicen) vive Günter Schabowsky

Emplazamiento del Bunker de Hitler

Luego veríamos de lejos el Bundesrat.

Bundesrat

Hicimos una parada anecdótica para mencionar cómo deben evacuar el agua a nada que escavan, ya que Berlín está situada sobre varias lagunas, y para lo que se sirven de las tuberías aéreas que podéis ver en la siguiente foto.

P1120874

A continuación nos detuvimos en el actual Ministerio de Finanzas, Detlev-Rohwedder-Hausse se llama el edificio, y más conocido como Ministerio del Aire ya que en la época nazi lo albergó, el Reichsluftfahrtministerium, y en su momento fue el mayor edificio de oficinas del mundo. Fue de los pocos edificios berlineses nazis que fueron respetados por los bombardeos ya que quisieron evitar destruir la información que sospechaban que contenía. Por cierto, esto lo he sabido ahora, debe su nombre a Detlev Rohwedder, quien fuera asesinado por el RAF siendo jefe del Treuhand, agencia que se encargó de privatizar antiguas empresas públicas de la RDA. Aquí tienen un detalle de los murales que adornan el edificio.

Detlev-Rohwedder-Haus

De ahí fuimos a ver un trozo del Muro que permanece en Niederkirchnerstrasse, y donde nos contaron una serie de peculiaridades del muro, el porqué de su construcción, cómo se hizo ésta y sus distintas generaciones, que dieron lugar a varios muros paralelos (Como ya veremos).

Panorámica del Muro en Niederkirchnerstraße

Donde no está ya el Muro, en el trazado queda su sombra «adoquinada» como se puede apreciar en estas fotos:

El MuroEl Muro

Ahí cerca pudimos contemplar también el Checkpoint Charlie, uno de los tres pasos fronterizos que había entre Berlín Oriental y Occidental, éste concretamente comunicaba con el sector estadounidense, en las foto se puede ver una reconstrucción del puesto y las fotos de los dos soldados que estaban de guardia a ambos lados de la frontera el día que cayó el Muro.

Checkpoint CharlieCheckpoint Charlie

Checkpoint CharlieCheckpoint Charlie

Después de esto, hicimos una breve pausa para almorzar en un local de Friedrichstrasse.

Una vez hubimos comido nos dirigimos hacia Gendarmenmarkt, que tiene fama de ser la plaza más bonita (y tolerante) de Berlín, y en la cual están dos catedrales gemelas concedidas por Federico I de Prusia a sus respectivas comunidades, la Catedral Calvinista (Französische Friedrichstadtkirche):

Französische Friedrichstadtkirche

y la Catedral Luterana (Deutscher Dom):

Deutscher Dom

Entre ambas catedrales  la Konzerthaus Berlin, sala de conciertos:

Konzerthaus Berlin

Frente a la cual, se erige una estatua a Schiller, acompañado de tres de sus musas y su muso.

Schiller, sus musas y su muso

En estas fotos se puede apreciar lo que comentábamos antes de no construir edificios que ensombrezcan monumentos anteriores:

GendarmenmarktGendarmenmarkt

Nuestra siguiente parada sería la tristemente célebre Bebelplatz. En esta plaza se haya la Humboltd Universitat (al fondo de la foto de abajo), de la cual han salido nada más y nada menos que veintinueve premios Nobel (ahíesná), Albert Einstein entre ellos, a quien invitara a Max Planck a trabajar con él, ya fue el único en entender que detrás de aquella fórmula de menos de una pulgada había algo…  A la derecha de la foto la Staatsoper Unter den Linden, y a la izquierda la Altes Bibliothek.

Bebelplatz

Al sur de la plaza se encuentra la Catedral Católica Sankt-Hedwigs-Kathedrale construida por Federico II el Grande, quien al parecer pasaba bastante de religiones, y lo que permitió fue construir una cutre-catedral, por cierto, ¿ven el parecido con el Panteón de Agripa?

Sankt-Hedwigs-Kathedrale

La parte fea de la plaza viene de que en ella se llevó a cabo la quema de libros la noche del 10 de mayo de 1933 instigada por el ministro nazi de propaganda Joseph Goebbels. En el centro de la plaza, discreto, se haya el siguiente memorial, una biblioteca subterránea y con sus estantes vacíos:

Memorial a la quema de los 20.000 libros

Y cerca, una placa reza así:

«Das war ein Vorspiel nur, dort wo man Bücher verbrennt, verbrennt man am Ende auch Menschen.» Eso sólo fue un preludio, ahí en donde se queman libros, se terminan quemando también personas. Heinrich Heine (1817).

Por último, acabamos sentados donde hasta hace pocos años se erigía el Palacio de la República, el cual fue desmantelado ya que se había usado amianto (asbesto) para su construcción. En su lugar, se va a reconstruir el Palacio Real, anterior inquilino del solar.

Al otro lado del Spree, veíamos asomar el Ayuntamiento rojo (Rotes Rathaus).

P1120942

También en la otra orilla veíamos casi completa la Torre de la Televisión, Fernsehturm, construida por la RDA. Se cuenta que dado el ateísmo del estado socialista, procuraron que el cuerpo tuviera forma esférica para que así, al ser contemplada desde lejos, no fuera vista como una cruz… se conoce que no contaban con que en días soleados el reflejo del sol en el revestimiento de acero inoxidable formaría una curiosa forma, fenómeno que, de manera simpática, vinieron a denominar como la «Revancha del Papa», aquí lo tenéis:

La revancha del Papa

Para acabar con el tour, Arantza nos contó cómo se produjo la caída del Muro, el debilitamiento del Telón de Acero, y cómo se precipitó la caída debido a una rueda de prensa que no se había preparado adecuadamente el señor Günter Schabowski (¿lo recuerdan?), rueda de prensa ésta, que sería la primera que fuera internacional y abierta, palabras desconocidas hasta la fecha (en mala hora pensaría alguno más adelante); en ella se anunciaría la apertura de las fronteras de la RDA hacia occidente, pero que no sería inminente, dato que desconocía Schabowski, y al ser preguntado y no encontrar respuesta, se la jugó, y se equivocó. Por último, la Caída del Muro precipitaría a su vez la Reunificación Alemana. Recomiendo encarecidamente leer cómo se sucedieron los hechos desde meses antes a la caída, yo desde luego ignoraba que hubiera sido así, y el relato de Arantza me puso los vellos de punta.

Especialmente me emocionó cómo el grito de Leipzig de “Nosotros somos el pueblo” (Wir sind das Volk), repetido la noche del 9 de noviembre de 1989 en el lado oriental del Muro, se transformaría en “Nosotros somos UN pueblo” (Wir sind ein Volk) coreado a ambos lados del muro.

El siguiente vídeo resume los hechos.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=MM2qq5J5A1s]

Por cierto, es curioso cómo determinadas fechas se repiten en la historia, en este caso, el 9 de Noviembre (extraigo de wikipedia):

Ahí acabó la visita, nos despedimos agradecidos, y debo mencionar que dejamos una buena y merecida propina, quizás más de lo que hubiera pagado de antemano. De nuevo, les recomiendo la experiencia, sea en Berlín (que lo conocemos) como en las otras capitales en que están, seguro que la calidad es similar.


Vacaciones en Alemania (I) – Berlín

Llegada y primera mañana en Berlín con visita al museo de Pérgamo.

Nota: Edito para incorporar notas procedentes del cuaderno de viaje.

A finales de julio de 2010 nos fuimos de vacaciones a Alemania <spoiler>concretamente a Berlín y Dresde</spoiler> y éste es el relato.

Un lunes de finales de julio, y con bastante retraso, como a última hora de la tarde, llegamos a Berlín (es lo que tiene salir de Barajas ya avanzado el día). Después de un viaje a la ciudad en autobús y luego tomar un metro que pillamos en Alexanderplatz hacia Spittelmarkt, llegamos al Best Western Hotel am Spittelmarkt, hotel en el que nos alojamos (fenomenal, y muy nuevo). Nos instalamos rápidamente y antes de que se hiciera más tarde salimos a cenar, dirigiendo nuestros pasos hacia la zona de Nikolaiwiertel, donde nos recomendaron cenar, y de camino nos encontramos con esta preciosa estampa del Berliner Dom, catedral (protestante de la Iglesia Evangélica en Alemania) de Berlín (tengo un lío de catedrales en Berlín que ya veréis):

Berliner Dom

Nikolaiwiertel es la zona que queda en la orilla derecha de la imagen, y en ella hay varios restaurantes, con gran miedo nos adentramos. Y digo miedo porque veíamos que la zona era claramente de guiris y nos temíamos una puñalada rastrera en la cartera, primer gran error, tal y como nos confirmarían nuestros amigos, en Berlín, normalmente, los restaurantes tienen precios bastante contenidos, incluyendo muy buenos restaurantes. Nosotros elegimos el Kartoffelhaus N°1, y salimos de ahí encantados; nos atendió muy amablemente un camarero, que al intuir de nuestro macarrónico inglés que eramos españoles, rápidamente nos habló en un correcto español, entre eso y lo bueno que estaba todo, como decía, fue una grata experiencia.

Después de cenar, dimos un paseo por los alrededores, vimos el Ayuntamiento (Rojo) (Rotes Rathaus), que entonces decían que era el Ayuntamiento Rosa, ya que el alcalde es homosexual.

Ayuntamiento rojo

Contemplamos de cerca la Torre de la Televisión (Fernsehturm), construcción que me fascina, la verdad, y a la que volveremos en la próxima entrada, ya de ahí volvimos caminando hacia el hotel, ya era tardecillo y nos fuimos a dormir, que el día siguiente se prometía duro.

Fernsehturm

A la mañana siguiente madrugamos como para llegar a la hora de apertura de los museos (10 AM), y hacia allí nos dirigimos, a la Isla de los Museos. Hago aquí un inciso para presentarles a Amplemann, habitante de los semáforos peatonales de la RDA.

P1120607P1120608

Ya en la isla de los museos, hicimos el amago de entrar en el Berliner Dom, pero la entrada costaba bastante y llevábamos prisa para entrar a un museo. (Edito: Viendo las notas aquí vinimos después del museo y la prisa la llevábamos por llegar al siguiente sitio, y los 5 € por entrar nos pareció caro, la verdad).

Berlín Dom

También dejamos de lado el Altes Museum (en la foto), el Neues Museum (con el busto de Nefertiti), y la Alte Nationalgalerie, ninguno de éstos sería el museo elegido.

Altes Museum

Visto el poco tiempo que teníamos para visitar la ciudad, tal y como nos recomendaron, elegimos el Museo de Pérgamo como único museo que visitaríamos (como imprescindible nos lo habían catalogado). (Abrían a las 10 de la mañana y nosotros llegamos a las 10:20 y ya encontramos una fila importante, aún así, mucho menor de la que habría a la salida). El museo tiene la peculiaridad de que se construyó alrededor de las obras de arte que se habían traído, y no antes. Después de visitarlo, efectivamente no puedo sino recomendar su visita, y una cosa que me llamó la atención es que la audioguía es gratuita (o incluida en el precio de la entrada, la cual no era cara, 10€).

El museo, debe su nombre al impresionante Altar de Pérgamo, el cual podéis ver en las siguientes imágenes.

 Altar de PérgamoAltar de Pérgamo

Y en las siguientes los frisos monumentales del podio:

 Altar de Pérgamo

Altar de Pérgamo

Altar de Pérgamo

También contemplamos la Puerta del Mercado Romano de Mileto.

Puerta del Mercado de Mileto

Y este magnífico mosaico que delante de ella estaba:

P1120699

Seguimos la vista pasando a admirar la puerta de la ciudad babilonia de Ishtar, ésta me impresionó sobremanera por no parecerse a nada que hubiera visto antes.

Puerta de Ishtar

Aquí podéis apreciar en detalle algo mejor los ladrillos vidriados que la componen (y el pasillo que conduce a ella), nótese la turista haciendo uso de la audioguía.

P1120725

Aquí el pasillo:

P1120718

También se puede contemplar, en la zona dedicada al Islam, la Fachada de Mushatta.

P1120767

Y la magnífica decoración en madera policromada de la habitación de no sé qué comerciante:

P1120753

Bueno, el tiempo apremiaba, y debíamos dar por finalizada la visita al museo para encaminarnos por Unter den Linden hacia la puerta de Brandeburgo, punto de inicio de nuestra siguiente actividad.

Puerta de Brandeburgo

Un magnífico tour turístico por el Mitte, el cual será objeto del próximo relato. 🙂

Magnífico Tour